Datos sobre la ingesta de fibra

rueda-piramide
23/07/2012

La presencia de fibra en la dieta está ligada al consumo de vegetales de todo tipo: cereales, frutas, hortalizas y legumbres. Dada la dificultad para cubrir las necesidades de fibra que tiene la población, en los últimos tiempos han surgido productos alimenticios en los que la fibra se ha añadido para incrementar su contenido original (lácteos, galletas y otros alimentos fabricados con cereales, zumos, etc.).

En los países desarrollados es muy frecuente que los hábitos alimentarios de muchas personas disten de ser saludables y equilibrados. Esto se suele traducir en una deficiencia, mayor o menor, de fibra. Así, las recomendaciones sugieren consumir alrededor de los 38 g diarios de fibra para los varones y los 25 g para las mujeres (entre 10 y 13 g de fibra cada 1.000 Kcal.), no siendo extraño que el consumo real individual oscile entre los 15 y los 20 g diarios, cifras que son inferiores a los que había en 1964 (27.5 g) ó 1981 (21.9 g). Por comunidades, en el norte de la península tienen lugar los consumos más elevados de fibra: Galicia (23.5 g), Asturias (23.2 g) y Cantabria (22.4 g), por el contrario, en la Comunidad Valenciana (17.5 g), Aragón y Baleares (18.2 g) se producen los más bajos (1).

Hablando de frecuencia de consumo de los más destacados alimentos, y según los datos más modernos disponibles (2) pertenecientes a la Encuesta nacional de ingesta dietética (de 2010), el 17,57% de la población encuestada entre los 18-64 años afirma que es consumidor de suplementos vitamínicos o minerales u otro tipo de complementos dietéticos. Esta cifra alcanza el 21.37% de las mujeres por el 13.87% de los hombres. Sin embargo, en lo que respecta a los alimentos como posible fuente de fibra, destacaremos que la cantidad media diaria consumida de cereales (excluyendo la bollería) es de 163 g/pc/día. Las mujeres consumen menos cereales (140 g/pc/día) que los hombres (194g/pc/día) y el cereal más consumido es el pan (pan blanco: 77 g/pc/día; pan Integral: 6 g/pc/día).

En lo que respecta a las verduras, únicamente el 43 % de la población consume hortalizas diariamente. La frecuencia de consumo, para alguna de las hortalizas (lechuga, escarola, endivias y tomates) es de al menos dos veces a la semana. Curiosamente, la población de mayor edad consume más hortalizas 208,4 g/pc/día, frente a la población más joven que consume 185 g/pc/día.

Un caso especial es el que se refiere a las legumbres secas, donde el 5% de la población no las consume nunca. La frecuencia de consumo es mayoritariamente semanal y las más consumidas son las lentejas 6,8g/pc/día y los garbanzos 5,4 g/pc/dia. Las mujeres consumen menos legumbres 17 g/pc/dia. que los hombres 20 g/pc/dia.

La cantidad media consumida de fruta (208 g/pc/día) se corresponde con menos de tres piezas al día, que es la cantidad mínima recomendada. De hecho, solo el 37,8 % de la población consume fruta diariamente. Las frutas más consumidas son los cítricos (naranjas, mandarinas y pomelos), manzanas, plátanos y peras.

En este sentido, mantener una dieta saludable, variada y equilibrada debe de ser sinónimo de la ingestión adecuada de fibra tal y como diferentes materiales y recursos didácticos han intentado promover desde hace tiempo. En fin, parece imprescindible emprender actuaciones formativas y educativas que se traduzcan en una mayor sensibilización de la población hacia los alimentos de origen vegetal en general y a la ingesta de fibra en particular.

Dr. Jesús Román Martínez Álvarez

Presidente del Comité científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA)

1. Carbajal A. Nutrición K – ABC de la nutrición. Accedido en julio de 2012 en URL: http://www.kelloggs.es/nutricion/abcnutricion/pdf/capitulo20.pdf

2. ENIDE: Encuesta Nacional de Ingesta Dietética (2009-2010). Resultados sobre datos de consumo. Agencia española de seguridad alimentaria. Accedido el 6 de julio de 2012 en URL: http://www.aesan.msc.es/AESAN/web/evaluacion_riesgos/subseccion/enide.shtml