Declaraciones nutricionales de los alimentos

regulacion intestinal
06/08/2013

El reglamento comunitario relativo a las “declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos” (15) permite que los fabricantes puedan declarar a sus productos como fuente de fibra cuando contengan al menos 3 g de fibra cada 100 g de producto (o como mínimo 1.5 g de fibra cada 100 Kcal.). Asimismo, el citado Reglamento permite declarar que tiene un alto contenido en fibra cuando el alimento alcance los 6 g de fibra cada 100 gramos o, como mínimo, 3 g de fibra cada 100 Kcal.

Por otro lado, en diciembre de 2012 entrará en vigor las nuevas regulaciones de la Comisión europea en materia de alegaciones de salud (16). Al respecto, podemos extraer de las mismas las que afectan a la fibra y que pueden resumirse en:

  • Arabinoxilanos producidos a partir del albumen de trigo. El consumo de arabinoxilanos en una comida contribuye a reducir la subida de glucosa en sangre después de comer. Esta declaración solo puede utilizarse respecto a alimentos que contengan, como mínimo, 8 g de fibra con alto contenido de arabinoxilanos producidos a partir del albumen de trigo (al menos un 60 % de arabinoxilanos en peso) por 100 g de hidratos de carbono presentes en una porción cuantificada en una comida. Para que un producto pueda llevar esta declaración, se informará al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene tomando fibra con alto contenido de arabinoxilanos producidos a partir del albumen de trigo como parte de la comida.

ü Fibra de centeno. La fibra de centeno contribuye al funcionamiento normal del intestino. Esta declaración solo puede utilizarse respecto a alimentos con alto contenido de las citadas fibras, de acuerdo con la declaración ALTO CONTENIDO DE FIBRA que figura en el anexo del Reglamento (CE) no 1924/2006.

ü Fibra de salvado de trigo. La fibra de salvado de trigo contribuye a la aceleración del tránsito intestinal. Esta declaración solo puede utilizarse respecto a alimentos con alto contenido de las citadas fibras, de acuerdo con la declaración ALTO CONTENIDO DE FIBRA que figura en el anexo del Reglamento (CE) no 1924/2006. Para que un producto pueda llevar esta declaración, se informará al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 10 g de fibra de salvado de trigo.

ü Fibra de salvado de trigo. La fibra de salvado de trigo contribuye a que aumente el volumen de las heces. Esta declaración solo puede utilizarse respecto a alimentos con alto contenido de las citadas fibras, de acuerdo con la declaración ALTO CONTENIDO DE FIBRA que figura en el anexo del Reglamento (CE) no 1924/2006.

ü Fibra del grano de avena. La fibra del grano de avena contribuye a que aumente el volumen de las heces. Esta declaración solo puede utilizarse respecto a alimentos con alto contenido de la citada fibra, de acuerdo con la declaración ALTO CONTENIDO DE FIBRA que figura en el anexo del Reglamento (CE) no 1924/2006.

ü Fibra del grano de cebada. La fibra del grano de cebada contribuye a que aumente el volumen de las heces. Esta declaración solo puede utilizarse respecto a alimentos con alto contenido de la citada fibra, de acuerdo con la declaración ALTO CONTENIDO DE FIBRA que figura en el anexo del Reglamento (CE) no 1924/2006.

ü Betaglucanos. Los betaglucanos contribuyen a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo. Esta declaración puede utilizarse únicamente respecto a alimentos que contengan, como mínimo, 1 g de betaglucanos procedentes de avena, salvado de avena, cebada o salvado de cebada, o bien de mezclas de estos betaglucanos por porción cuantificada. Para que un producto pueda llevar esta declaración, se informará al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 3 g de betaglucanos procedentes de avena, salvado de avena, cebada o salvado de cebada, o bien de mezclas de estos betaglucanos.

ü Betaglucanos procedentes de avena o cebada. El consumo de betaglucanos procedentes de avena o cebada en una comida contribuye a reducir la subida de glucosa en sangre después de comer. Esta declaración solo puede utilizarse respecto a alimentos que contienen un mínimo de 4 g de betaglucanos procedentes de avena o cebada por cada 30 g de hidratos de carbono presentes en una porción cuantificada como parte de la comida. Para que un producto pueda llevar esta declaración, se informará al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene tomando betaglucanos procedentes de avena o cebada como parte de la comida.

ü Hidroxipropil metilcelulosa. El consumo de hidroxipropil metilcelulosa en una comida contribuye a reducir la subida de glucosa en sangre después de comer. Esta declaración solo puede utilizarse con alimentos que contengan 4 g de hidroxipropil metilcelulosa por porción cuantificada en una comida. Para que un producto pueda llevar esta declaración, se informará al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene tomando 4 g de hidroxipropil metilcelulosa en una comida.

ü Hidroxipropil metilcelulosa. La hidroxipropil metilcelulosa contribuye a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo. Esta declaración solo puede utilizarse respecto a alimentos que aporten una ingesta diaria de 5 g de hidroxipropil metilcelulosa. Para que un producto pueda llevar esta declaración, se informará al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 5 g de hidroxipropil metilcelulosa.

Lactulosa. La lactulosa contribuye a la aceleración del tránsito intestinal. Esta declaración solo puede utilizarse con alimentos que contengan 10 g de lactulosa por porción cuantificada. Para que un producto pueda llevar esta declaración, se informará al consumidor de que el efecto beneficioso se obtiene con el consumo de 10 g de lactulosa al día en una única ingesta.